lunes, 8 de abril de 2013


 Dark Woods of Avalon

Je, casi me da verguenza publicar mi entradilla sobre mi mundo y mi ambientación después de leer el genial artículo de Ricard Ibáñez y su adaptación del Motor de Emociones (de La Puerta de Ishtar), a la literatura de Howard y su Era Hiboria. En fin, espero que os guste lo que pongo, a medida que voy añadiendo ideas para aventuras y cosillas para que podáis aprovecharlas en vuestras mesas de juego como mejor os guste, junto con las anteriores entradas,

AQUÍ y AQUÍ



El Cruach Bragant y las montañas del Este

De todo el mundo es sabido que al este de Avalon reposan sus montañas más altas y desconocidas, con sus empinados altozanos, sus fuertes desniveles cincelados por la fuerza de los hielos y sus embarrados cúmulos plagados de mosquitos a la sombra del monasterio del Cruach Bragant, la residencia de invierno del viejo Rey.

Su paisaje glacial arroja excelentes vistas sobre el aborregado mar de bahía de Duanan Hall y las brunas fortificaciones de ciudad, pero también sobre los lejanos picos de Gob-Nâ-Marak y el horrible territorio de los goblins, hijos de Ogdanann Shee, la Larga Noche.

Desde este remoto lugar, casi de cuento de hadas, los caballeros de la Orden del Sol reciben a los peregrinos que suben descalzos a visitar sus catacumbas, allá dónde reposan los restos del Santo Rey Astorias, así como las momias de otros muchos héroes caídos, con toda una suerte de reliquias y rarezas dignas del rescate de un rey.

 Caminando penosamente entre las piedras, muchos de ellos suben para participar de la santidad del Solsticio de Verano en el interior de la fortaleza, emplazada sobre el escarpado de Tír na mBan, una nebulosa garganta natural que marca el acceso hacia la península de Rhiannon, la tierra de las temibles amazonas.

 Los Caballeros de la Orden del Sol custodian el paso frente a posibles incursiones que los orcos pudieran acometer sobre tierras más civilizadas que las suyas, manteniendo la seguridad de los caminos y velando la tumba de un antiguo héroe, esperando su regreso cuando se cumplan las antiguas profecías.

Estos nobles gentilhombres son leales al Barón de Pearly Pines, y por tanto, enemigos de Van Kigal, hrmanastro del Rey Cautivo. Sin embargo su fuerza no es tan significativa como para abandonar la posición que les ha sido concedida al amparo de las montañas y tomar partido por su causa, todo lo más que pueden hacer es vigilar los movimientos desde la montaña e impedir la entrada o salida del castillo utilizando para ello una contraseña secreta.

Ideas para aventuras

Fuego purificador: Las cercanías del Cruach es un lugar favorecido por el pillaje y otras tropelías de igual catadura. Los numerosos campamentos de peregrinos durante la primavera son caldo de cultivo para que "la bruja" aparezca en escena, envuelta en un halo de misterio, asesinatos y canibalismo sectario. 

Traición en la fortaleza: Tybald, hijo bastardo del Senescal del Cruach, ha escapado de su encierro en un monasterio y planea traicionar a su padre con el apoyo de un pequeño grupo de mercenarios desleales al rey. 

Secreta locura: Encerrado entre los muros del monasterio, uno de los Grandes Maestre de la Orden del Sol permanece presa de una maquiavélica confabulación imaginaria. Enloquecido por la ambición y envenenado por los susurros de la oscuridad, sus coqueteos con la magia negra y el Caldero de los Muertos Inquietos, han conseguido que El Más Allá y el mundo de los vivos vuelvan a unirse de nuevo, y mientras las fuerzas de la oscuridad comienzan a emerger desde las entrañas del abismo, el mundo inconsciente, continúa con sus rencillas locales, sin sospechar lo que se les viene encima.

King´s Road, la travesía hacia el sur

Desde un lejano y abrupto lugar en ruinas, situado en la remota región de fiordos de Labrynthia nace una pequeña calzada vestigio de los tiempos antiguos, anteriores incluso al Imperio, que conduce serpenteando hasta el sur, hacia Skara Brae, y después gira hacia el este hasta Lundenwyc, la capital de Avalon, zigzagueando sobre el mar durante muchas millas y derivando en multitud de caminos secundarios, accidentados y misteriosos, que conducen hacia playas de fina arena, pueblos libres del domino de los reyes o  aldeas costeras como Knotvale, situada a los pies de la acantilada y solitaria región de Rock Bridge, con su puente colgante sobre el mar, y al acecho del Ánade Pelagornis, feroces pájaros marinos capaces de partir a un hombre por la mitad con la fuerza de su pico o de resucitarles con la fuerza de su canto.

El trayecto  hacia la capital no es especialmente sencillo ni está exento de peligros. Franqueado de  sombrías grutas marinas y desguarnecidas regiones de lagos en el interior, el sendero es estrecho y sinuoso, salpicado de pequeñas islas en la distancia e impresionantes paisajes en todas las direcciones. No obstante, existen algunos faros y fuertes militares a lo largo del camino que garantizan que el comercio en la principal carretera del país se desarrolle con cierta fluidez a pesar de la guerra civil.

Ideas para aventuras

Gigante en la comarca:  Amerghin, un poderoso minotauro, ha conseguido asentarse en el interior de las ruinas de la Torre de Melenat, cerca de Rock Bridge; una vieja locura, reducto del Antiguo Imperio, con la que un cruento caudillo ahora olvidado pretendía alcanzar los cielos en busca de los dioses.

Un terrible rencor del pasado: Se dice que Caledvwlch, la espada que debe matar una vez ha sido desenvainada, ha vuelto a ser esgrimida de nuevo por el insensato caballero Redwalder, "ojos rojos". Recuperarla del cubil de este miserable y destruirla debe ser prioritario antes de que se cometa una tremenda desgracia a causa de una estúpida disputa entre parientes.

Cacería estival: Los aventureros son asaltados de camino hacia ninguna parte por Aldfrith de Tudor y su partida de caza. El Objeto de dicha cacería no es otro que una antigua amiga suya con quien mantuvo un singular escarceo amoroso. La rencorosa hechicera, tras descubrir la infidelidad del gentilhombre, lanzó una maldición sobre Aldfrith de manera que éste se transforma por la noche en una repugnante que encula al ganado y provoca grandes destrozos. 



.

5 comentarios:

  1. Gran Yop, no puedo más que deshacerme en halagos^^ ante tu inventiva, y espero que pronto, a parte de poner más trasfondo, le dediques algo de tiempo al sistema de juego para usar, y por supuesto me dejes participar en la confección de ese mundo, que me gustaría ver publicado^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! tengo 16 páginas de trasfondo y por aquí sólo he colgado apenas unas pocas. Hay un concurso de ambientaciones por ahi...uien sabe, igual me presento.

      Sobre el tema del sistema lo tenía un poco aplazado porque lo que he ido subiendo me gustaría que fuera útil a los lectores.

      Tengo que reflexionar sobre ello un poco más.

      En la próxima entradita pondré más trasfondo así que estad atentos ^^

      Eliminar
  2. De nada compañero^^. Estaría bien que me pasases ese trasfondo, y si quieres te lo maqueto en un bonito pdf para así poder colgarlo en condiciones. Sobre el sistema, no se si sigues con la idea de usar el que esbozaste aquí o pretendes buscar otro sistema, pero te animo a que comentes, XDDD.

    Por cierto el concurso no es de ambientaciones, es más de crear una ciudad, guarida o lugar, así que podrías hacer un sitio especial, quizás algo estilo Snohenge o algo así...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, lo sé, pero es que sólo tengo ue recortar un poquito de parte de lo que ya tengo escrito, así que me sale casi grátis XD.

      Eliminar
  3. Una gran lectura, gracias a leer estas cosas al final me he decidido a embarcarme en la creacion de un setting.

    El nombre ya esta decidido: "Krieggods" que vendria a ser algo asi como "Dioses de la Guerra".

    Le estoy preparando un blog para ir escribiendo sobre dicho setting, pero bueno, por ahora estoy liado cambiando de host el blog de "Phoenix Evolution".

    ResponderEliminar