jueves, 28 de marzo de 2013

Rick Priestly y Red Box Games fracasan en su Kickstarter



Quien o sepa quien es Rick Priestly seguramente no sepa mucho sobre el hobby, pues es un tipo que dentro del mundillo lo ha hecho todo: Diseñador de Warhammer Fantasy Battles, Warhammer Ancient Battles, 40k, Necromunda, Warmaster, The Lord of the Ring...La lista es interminable y envidiable a partes iguales, cosa que le ha permitido ser elegido miembro de la Society of Ancients en Reino Unido.

Rick dejó de pertenecer a Games Workshop en 2010 para acto seguido fundar Warlord Games, una compañía dedicada a los juegos de estrategia históricos, dónde ha desarrollado Black Powder, un juego histórico que abarca un largo período desde 1700 hasta 1900, con escenários tan atractivos como las Guerras Napoleónicas o las de Crimea, y Hail Caesar, título que considero autoexplicativo, orientado hacia las campañas romanas.

Deberíais mirarlo, un juego en el que se nos permite cascarle a Napoleón por fuerza no puede ser malo


En fín, que el tipo es toda una autoridad en estos menesteres, así que ni corto ni perezoso en 2012 va y anuncia Beyond the Gate of Antares, un proyecto financiado mediante kickstarter que venía a ser un ambicioso juego de miniaturas basado en un futuro siniestro...¿Dónde habré oído yo esto antes?.

La cosa, desafortunadamente no ha llegado a buen puerto al igual que ha ocurrido estos días con Tre Manor´s de Red Box Games y sus Demonios del Caos, cancelado con unas cifras tres veces inferiores a la meta que se exigía.

 La compañía Red Box Games, reseñada en alguna ocasión en La Marca del Este, es una empresa dedicada a la creación de miniaturas al estilo Old School que en parte se aprovechaba del éxito del movimiento Oldhammer. No imagino el por qué de su fracaso, pues sus figuras son de un detalle y calidad excelente, y su acabado recuerda mucho a las ilustraciones de John Hodgson.

Red Box Games y sus figuras, llevaba tiempo esperando esta nueva hornada de miniaturas para probarlas con el reglamento de Skulldred. Por desgracia ya no podré.


Esta ha sido, sin duda, una semana durísima para los proyectos financiados mediante los sistemas de micropago, una tedencia que desde la Torre de Ébano esperamos que no se extienda a otros trabajos. Aunque si Rick Priestly no es capaz de saca un proyecto adelante mediante estas estrategia, algo debe ir muy mal respecto a esos temas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario