miércoles, 27 de marzo de 2013

 Man, Myth & Magic

Debo buena parte de mi educación rolera al Señor de los Anillos, bueno, para ser sincero siempre fuí
más del Hobbit que del Señor de los Anillos, y también a juegos como Heroquest y por supuestísimo a Games Workshop y a los librojuegos de sus autores.

La relación de Games Workshop y el Señor de lo Anillos viene de más largo de lo que más de uno pudiera creer. ¡Ay!, si tan sólo hubiesen sido ellos los creadores del primer juego de rol sobre el tema...

De aquella época, también recuerdo con especial cariño los librojuegos de La Búsqueda del Grial, de James Herbert Brennan, un autor, que, sólo por ser cómo es merece la pena prestarle atención: Un autor especialmente ocultista que vive en un monasterio irlandés plenamente dedicado a su vida como escritor...¿Qué diantres?, ¡más de algún reputado hechicero de la literatura fantástica desearía poseer un trasfondo como ese!.

La cuestión es que el tipo tiene un juego de rol editado allá por los años ochenta llamado Man, Myth and Magic, que no hay que confundir con el recientemente reeditado Myth & Magic, pues mientras el primero se trata de un juego fantástico emplazado en el mundo antiguo, el segundo es un clásico para AD&D sin un mínimo interés por la historia y con las reglas que todos conocemos.

La Caverna del Dragón, de James Herbert Brennan. Hay que ver lo que costaba salir por primera vez de la dichosa aldea maldita


Man, Myth and Magic fue un ambicioso proyecto en su día que trataba de cubrir 5000 años de historia desde los 4000 a.c hasta el año 1000 d.c, y no sólo históricamente, sino también geográficamente, abarcando gran parte del Mundo Antiguo desde Europa hasta África o Asia, aunque fuertemente centrado en todo lo relativo al mundo mediterráneo.

El libro estaba narrado en clave desenfadada, como ocurría con sus trabajos para La Búsqueda del Grial, y los personajes eran determinados de forma aleatoria e incluso existía un escenário introductorio para un sólo jugador en el cual encarnábamos a un gladiador durante el reinado de un emperador romano determinado por pura chorra.

Tanto la portada del manual básico, como las de algunos de sus suplementos eran idénticas, algo que comercialmente me parece un gran error.

La muerte del jugador, era tratada de una forma particularmente interesante en el sentido de que tu nuevo aventurero pasaba por ser una mera reencarnación del anterior, de manera que una tiradita de "memoria distante" te permitía recordar cosas de tu anterior existencia o "acordarte de habilidades" desde tu pasado anterior.

Esta es una de esas joyitas olvidadas por el paso de los años, que recuerdo haber querido desde el mismo instante que la viera señalada en la cortísima bibliografía que aparecía en aquellos librojuegos de antaño. Por desgracia, tanto el básico como sus suplementos son complicadillos de encontrar a buen precio en los tiempos que corren, habrá que esperar, a ver si algún día tengo más suerte con Ebay.

3 comentarios:

  1. Curiosos los librojuegos. No se como a estas alturas no han salido librojuegos que intenten explotar la faceta sandbox del mismo: libros de 500 páginas que abarquen diversas situaciones, diversos terrenos y diversas conversaciones. Una especie de videojuego, pero en vez de usar algoritmos tales como "if(event_5=true) world=dungeon" se simplifiquen a "Si decides vajar a la cripta, pasa a la página 200".

    ResponderEliminar
  2. Existe algo así. Se llama Fabled Lands y tenía la particularidad de que todos los libros de la serie estaban interconectados a modo de regiones, de manera que las referecias de un libro podían conducir a las de otro en atención a la dirección que tomases.

    Eran buenísimos, pese a no poseer un argumento claramente delimitado.

    Sacaron el juego de rol también, pero al verlo en la librería no me pareció gran cosa y no sé, al final no me animé a comprarlo.

    ResponderEliminar
  3. Anda, eso si es interesante. Investigaré a ver.

    ResponderEliminar