martes, 19 de junio de 2012

Elvira Mistress of the Dark



De toda la vida de dios, han existido ciertas películas como Willow, o determinados videojuegos como D&D Tower of Doom o King of Dragons, que me han resultado sumamente inspiradores en mis partidas y siempre me dejaron esa espinita de no haberlos versioneado correctamente para poderlos jugar en la mesa.

 El videojuego del que quiero hablaros hoy es Elvira, Mistress of the Dark, el cual está basado en uno de esos icónicos personajes de los 80 que poseía su propio show de televisión y que muchos de vosotros conoceréis, la actriz Casandra Peterson.

Elvira ha prometido a nuestro héroe algo por completar esta aventura que no comentaré para no escandalizar

Elvira es uno de esos juegos antiguos (como the Eye of Beholder o el más actual Legend of Grimrock), quizás excesivamente maltratado por los años.

 La verdad es que siempre fue un programita que me llamó mucho la atención en su época, ya que poseía muchas escenas violentísimas y casquería por un tubo al más puro estilo de las pelis gore de serie B, además de un sentido del humor muy negro y bizarro, que yo clasificaría como practicamente único en su género. Además el argumento era 100% conversionable a practicamente cualquier juego de rol de mesa:

Después de recibir una inesperada herencia, Elvira, quien ha sido secuestrada en su propio castillo, trata de abusar de nuestro pagafantismo para que la liberemos de las garras de Emelda, una bruja maligna y un tanto okupa, que anda agazapada en algún lugar de la tenebrosa mansión.

Como buen héroe que somos, nos presentamos rápidamente en la escena para ser inmediatamente encarcelados por un misterioso guardián ciego, sin posibilidad de hacer nada; así que Elvira tiene que venir a rescatarnos a nosotros y de paso reprocharnos lo inútiles que somos como protagonista.

Si, exactamente tal y como os lo cuento

 Apenas comienza el juego, Elvira nos explica cómo ha perdido sus poderes y ahora, nuestra principal tarea será la de recuperar alguno de los ingredientes de su libro de Recetas (léase Grimorio de Magia Ultra-maligna), para que pueda recobrar su magia y pueda patearle el culo a tita Emelda, a través de sus hechicitos.


Y si nos acercamos demasiado a los elementos que deambulan por la casona esto será lo que nos suela pasar

 Durante el juego debíamos explorar una gran cantidad de lóbregos pasadizos y olvidadas estancias, enfrentándonos a acertijos con muy mala leche para acabar con Emelda, la pariente de nuestra protagonista, la cual, lógicamente ha ensuciado las alfombras, llenado el castillo de porquería y llamado a la plataforma antihipoteca del infierno en su particular pataleta para evitar que la desalojen.

A veces la gente se toma sus peinados demasiado en serio

Elvira fue el segundo juego de la compañía Horrorsoft, ya que el primero fue un juego llamado Personal Nightmare, en el que nuestra protagonista también hizo alguna aparición estelar.

El sistema de control tiene algunos defectos pero cumplen su función adecuadamente, así que digamos que aprenderás a vivir con ellos, como quien se acostumbra a un mal cáncer. Es una pena que no le dedicasen más atención a ese juego, salvo por una continuación igualmente buena y un pequeño suplemento de historias de terror para no sé qué yo que juego de rol olvidado y de escasísima repercusión.

Esta es una de esas escenas del II, que se me quedaron grabadas en su momento

En fín, a ver si ún diíta de estos me pongo, recupero el juego y las ganas de conversionarlo (esto segundo lo más importante) y le doy buen término a toda esta historia, que junto con el Tower of Doom, que hay que ver lo que se me han resistido los malditos a plasmarlos en papel ¬ ¬.

No hay comentarios:

Publicar un comentario