sábado, 2 de abril de 2016

La Cámara Secreta de la Reina de los Ladrones


Tamar, la reservada reina de los ladrones de la ciudad portuaria de Highwater, ha muerto. Los rumores dicen que cayó de bruces sobre su plato de sopa ayer, mientras cenaba con su amante, Lady Attar. Ocurrió en el Tres de Copas de Saltown, a un tiro de piedra de los muelles. Sucedió tan sólo unos días después de que robara una joya del tamaño de un corazón humano conocida como el Ojo del Chacal, una curiosa chuchería originaria del siniestro culto de Maata Re, la Dama de la Plaga. Después de aquello, tampoco se a vuelto a ver a su amante.

En mitad de historias de asesinatos, venganzas y conspiraciones, los bajos fondos de Highwater son ahora un hervidero de historias sobre la cámara secreta de la Reina de los Ladrones, dónde se dice que Tamar habría escondido tesoros de incalculable valor, trofeos de sus muchas aventuras, y puede que incluso el Ojo del Chacal, custodiado por mortíferas trampas para protegerlo. Mientras tanto, la carrera para encontrar la cámara ha comenzado; dicen que quien lo consiga llegará a ser rico, más allá de cualquier disparatada fantasía.

La Cámara Secreta de la Reina de los Ladrones es una aventura para aventureros de Torchbearer de nivel 3, con una duración de un par de sesiones y portada de Peter Mullen, que parece sólo se luce en esta presentación, porque el interior está casi todo ocupado por  el precioso mapa de Dyson Logos, "diseccionado" además en sus diferentes subsecciones, de un modo bastante original, y describiendo a todo lujo de detalle el dungeon dónde se desarrolla la aventura. Una aventura que en esta ocasión se juega más a contrarreloj de lo que suele ser normal en Torchbearer, y no solo por el uso de antorchas, comida y demás, sino porque incluye una interesante lista de eventos que se van sucediendo conforme los aventureros avanzan en sus pesquisas. Me hace mucha gracia que anuncien a bombo y platillo que la aventura incluye un mapa de Dyson cuando esto ya lo hice yo algún tiempo atrás, en mi aventura (disponible en la sección de descargas), de la Torre de la Vieja Guarición. Por lo demás, esta es la segunda publicación oficialmente jugable tras la Pavorosa Cripta de Skogenby que nos regalaron hace ya, bastante tiempo atrás a los mecenas. Pavorosa respecto al título, pero absolutamente recomendable respecto al contenido.

Esos encabezados pedían a gritos ilustraciones de Russ Nicholson y no me hubiese importado pagar por ellas


Y es que la publicación de módulos (o cualquier otra cosa) para Torchbearer brilla por su ausencia, merced a los propios jugadores y a esa espléndida campaña de Sean Nittner, la Stone Dragon Mountain, que se supone que será lanzada este año, infinitamente mejor, en lo gráfico (aquí algunas pruebas), de lo que podemos ver en la Cámara Secreta, puesto que ésta última apenas incluye algunos dibujines al comienzo de cada capítulo de la historia, que la verdad, me parecen terribles en comparación con la calidad mostrada en anteriores publicaciones.


Merced a esto, la historia cumple para un par de tardes entretenidas y la ciudad dónde se desarrolla la misma incluye una serie de eventos y localizaciones propias que se agradecen. En general, todo (salvo lo estético), ha sido cuidado de un modo satisfactorio conforme a los cinco dólares que cuesta este suplemento, pero quizás tanto como me hubiese gustado, porque pienso que en estos momentos hay mejores autores creando cosas para el juego que sus propios creadores.


Lo Mejor:
- Una aventura oficial para Torchbearer, ¡ya era hora!
- El mapa. Nunca nos cansamos de ver los trabajos de Dyson.
- La mala leche que destila el argumento; el diseño de algunas habitaciones en conjunción con los eventos es muy divertido.

Lo peor:
 - Se han olvidado, o no han querido personalizar las estancias con reglas de iluminación.
-  No se comenta nada sobre Middarmark, ni posee un ambiente particularmente nórdico.
- La trama es un mero pretexto color vainilla para putear a los jugadores, que no está a la altura del espíritu del juego.



No hay comentarios:

Publicar un comentario