jueves, 25 de octubre de 2012

Malditos Bastardos

Ya hacía tiempo que no reseñaba un cómic como Dios manda, pese a ser la primera de mis grandes aficiones, aún por encima del rol.

Eso, sí, no soy hombre de comprar muchas colecciones al mismo tiempo, aunque como buen coleccionista, si que suelo ser fiel ser final, salvo contadas excepciones como Air Gear.  Señor Ito Ōgure, es menester que vuelva a tomarse su medicación, y lo mismo podría aconsejarle al autor de Bleach.

El cómic que nos ocupa hoy no es otro que Bastard! Destructive God of Darkness, o simplemente Bastard! a secas, de Kazushi Hagiwara, un autor que tiene fama de ser más lento que el caballo del malo, pero cuya obra goza de una excelente revisión que podemos disfrutar en formato trimestral, de mano de la editorial Planeta.

¡Portadón! espada, brujería y tetas. Más allá de esos tres conceptos no hay nada, y el que diga lo contrário merece que le lean el Silmarillion.

28 euros cada tomo es caro leñe, pero normalmente la calidad se paga y a fín de cuentas, bien mirado, 28 euros cada tres meses, se van en cualquier otra pamplina como ir de birras, así que al menos esta es una inversión de las que no te bebes y desaparecen para reaparecer sospechosamente veinte años más tarde en en ese inesperado tácto rectal.

Todos los tomos vienen acompañados de una contraportada en formato "brilloso" y una ilustración a tamaño Póster.

 Y ahora seguramente, habrá algún seguidor de los de antaño, de esos que seguían la obra en los cutres minitomos publicados en español en tiempos del púm y estará blasfemando y haciendo vudú por la jugarreta que les ha hecho el autor: Veinte años de espera y en vez de dibujar el final el tío se pone a redibujar la serie desde el principio. A todos esos fans no me resta sino darles la razón, es para matarlo, aún así, siempre nos quedará el consuelo de que el resultado de este "reediseño" ha merecido la pena.

Y si no  para muestra el botón que os dejo a continuación...

Lo nuevo.
Lo mismo, pero en viejo y con menos botox

Sin embargo, para todos aquellos que no conozcan la serie pero que sean aficionados al manga del estilo de Berserk, Claymore o Vinland Saga, es decir, cómic fantástico/ medieval, no puedo dejar de recomendarles que echen un vistazo a esta serie, que mezcla conceptos de por sí muy atractivos, como un hechicero renegado, sinvergüenza y mujeriego que vuelve desde su encierro para enfrentarse a sus antiguos camaradas de armas, todo ello aderezado con fuertes influencias de la música Heavy y cómo no, dósis de humor a la japonesa. Yo ya voy por el tercer tomo y la verdad es que no me arrepiento del gasto...28 euros, me cago en la leche... Este més no como. Espero que si alguna vez los completo, al menos me incineren con ellos en plan funeral vikingo, no sea que ningún otro pariente se los agencie por la cara.

Y si, los goblins siguen haciendo de las suyas en la nueva Torre del Archimago...
 Mañana más cosas...O eso espero. El maldito Nirkhuz de Con D de Dados me recomendó Ronda de Noche de Terry Pratchett y me tiene enganchado el condenado a más no poder. Ya hablaremos de su juego de rol un día de estos, o mejor, de Discworld Also, a ver si a alguien del personal de Edge se le remueve un poco la consciencia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario