miércoles, 20 de junio de 2012



Próximamente...

 Como os venía diciendo días atrás, el módulo que tenía pensado para Héroes y emplazado en Avar comienza a cobrar forma muy lentamente. Una aventura basada en el relato corto de H.P. Lovecraft, "El Alquimista", amén de otras influencias diversas, pero fuertemente presentes, como pueden ser Demon´s Souls (la parte de Shrine of Storms era de mis favoritas), Berserk (arco argumental de la Saga de Fantasía), Dragon´s Dogma y alguna otra cosa más que seguramente se me estará escapando. Aquí os dejo como muestra, un botón; el relato corto que acompañará a la misma, la cual espero tener terminada de aquí a algunas semanas. Espero que os guste y que comentéis vuestras ideas al respecto. Todo aquello que aportéis será convenientemente escuchado, ¡de manera que vuestras ideas pueden ser parte del módulo!.




A la dorada luz del atardecer, sobre un promontorio rocoso, en una isla mareal, se alzan antiguas ruinas. Es Dastenburg, el hogar de los Hombres Grises, cientos de años atrás, un bastión inexpugnable de los más temidos de toda la región de Vinland, cuyas moribundas atalayas, desgastadas bajo el peso de las rugientes olas y el devenir de los tiempos oculta miserias dónde antes sólo existía esplendor.

Conforme anochece, los innumerables retratos de los antepasados de Selen de Astora entre los diferentes trofeos, venados y otras bestias más o menos reconocibles, parecen juzgarla con tenebrosas muecas de desdén.

 La señora del castillo permanece sola, sobrecogida por la pérdida del último de sus criados, Boldwind, quien con su último aliento, relajado por los devaneos de la ancianidad, le hizo conocer la inquietante maldición que pesa sobre toda su estirpe.

 A su derecha, Roderick de Astora, muerto tras resbalar y despeñarse por los acantilados, le observa desde su pintura con la más absoluta indiferencia. Su padre tenía tan sólo treinta y dos años cuando la huesuda mano de la muerte se aferrara sobre él. 

El Viejo Héroe, Próspero el Imbatible, permanece a su izquierda. En vida un hombre violento y cruel, a quien con treinta y dos años el Rey Allant había mandado decapitar y cuyo indulto, concedido en el último momento, quedó retenido en manos de sus enemigos hasta que se ejecutase su sentencia.

 Por último, su bisabuelo, el Príncipe Devian de Astora, muerto mientras su primo Byron y él jugaban a Guillermo Tell. Con la única excepción de que Byron, prefería una de esas novedosas pistola de pólvora negra al arco y la flecha, dado que presumía de ser un excelente tirador... Bueno... al menos solía serlo… Puede que estando sobrio. 

En otro tiempo, Selen recordaba haber escuchado historias de manos los sirvientes del palacio, quienes con frecuencia afirmaban oír disparos en sus estancias más lóbregas, como ecos de un pasado trágico y distante.

¿Cómo había podido estar tan ciega hasta ese momento? Boldwind ese enigmático personaje que hasta algunos días atrás había sido su guardián por así decirlo, siempre se había esforzado por mantenerla alejada de los aldeanos y por salvaguardada de los turbulentos rumores que corrían acerca de su linaje.



 En su soledad, la muchacha había dedicado su tiempo a leer oscuros grimorios en la biblioteca y a pasear despreocupadamente entre los oscuros arrecifes, convertida en un ser melancólico e aleatorio, una especie de fantasma siempre alejado de las sombrías callejuelas de la ciudadela,  ahora prácticamente desiertas.

Sin embargo, ahora sabe que su fin está cerca. Y aunque sólo sea una mera  cuestión de tiempo, esta escalofriante aventura apenas acaba de comenzar.  La gobernadora de una próspera ciudad, ahora devastada, ha sido víctima de una demoníaca maldición y mientras su futuro se nos antoja alarmantemente incierto, una jugosa recompensa aguarda a los valientes Héroes que consigan su cura… ¿Os atreveréis a intentarlo?





No hay comentarios:

Publicar un comentario